Amigos y monos


Aparte de monociclear y aprender nuevos trucos, la otra cosa que me gusta mucho es enseñar a monociclear. Y justamente ayer nos fuimos a lo de Nacho con los dos monociclos, y además de pasar un gran día entre amigos comiendo un rico asado y tratando de pescar con mosca, la otra cosa divertida que hicimos fue monociclear e intentar monociclear. Aca estan las fotos que atestiguan lo dicho :): Fotos de amigos y monos

Segundo Encuentro de Monociclistas Argentinos


Este fin de semana largo (14, 15 y 16 de octubre) se hizo el SEMA (Segundo Encuentro de Monociclistas Argentinos) en La Plata. Manuel Borrajo ofreció su casa como punto de encuentro, y allí fuimos Lucas, Martín, Simón y yo. Algunos estuvimos solo un día (yo volvi antes de las vacaciones para poder estar el domingo), mientras otros estuvieron todo el fin de semana largo. El único día que fui (el domingo) estuvimos monociclieando por las distintas plazas de La Plata mientras los hinchas de Estudiantes festejaban el 7 a 0 a Gimnasia. Practicamos distintas pruebas, nos pasamos trucos, nos intercambiamos nuestros monociclos, nos golpeamos un poco tratando de bajar los escalones de la catedral y sobre todo pasamos un buen momento.
María, mi mujer, vino y además de sacarnos varias fotos, filmó varias piruetas.
Fotos del domingo: Fotos SEMA

Colectivo vs. Monociclo – round 2

Toda una semana esperando el gran evento, el round 2 entre el monociclo y el colectivo. En el round 1 los chicos me ganaron por poco, y para la carrera de hoy, yo estaba confiado. Así que a las 9 de la mañana Raddy y Julieta me tocaron el portero, y bajé listo para la revancha. Ellos partieron hacia la parada del 108 y yo salí monocicliando haciendo el camino de siempre. La carrera había comenzado.
Durante la semana había estado yendo al trabajo en mono, y había descubierto un mini atajo en la plaza las Heras, así que hoy utilicé ese atajo. Yo venía bastante bien, a un ritmo interesante, hasta que sucedió la tragedia, un hecho desafortunado. Yo estaba recién por la mitad del botánico cuando veo pasar los 108 seguidos. Noooooooo! En la carrera anterior, que la perdí, recién el colectivo 108 me había pasado 3 o 4 cuadras más adelante, así que la victoria era imposible. Si los 2 bondis 108 habían seguido derecho sin parar en la parada de los chichos, bueno, entonces tenía chances de ganar. Lo llamé a Raddy (mientras seguía monocicliendo) para confirmar si estaba en el bondi, y me dijo que si… 😦 En fin, yo seguí pedaleando rápido para ver si podía bajar el record. Resumiendo un poco la historia, llegué a Core en 20 minutos 28 segundos. Super record! llegando un minuto después que ellos. Bueno, dicen que la tercera es la vencida, así que esperen noticias del round 3 😉

Hacete una willie

Monociclear, de por sí, ya es divertido, y a esta diversión se le suma lo que la gente me dice. Por ejemplo, me dicen seguido cosas del estilo: “che, ¿no te alcanzó para la otra mitad?”, “¿La pagaste un cuotas a la bici?”, “¿Te robaron la otra parte?”. Otros, cada tanto me idolatran diciendome: “ídolo”, “capo”, “cuando sea grande quiero se como vos”, “grande maestro”, “Ehhhhh, groso”, etc. Hoy me dijeron una frase muy original y divertida:
“Che, ¡hacete una willie!” 😉

Colectivo vs. Monociclo – round 1

Ayer a la mañana, cuando salia para el trabajo, me los cruzé a Raddy y Julieta en la puerta de casa. Yo estaba con el mono y ellos estaban yendo a la parada del colectivo. Oportunidad única para averiguar si podía llegar con el mono antes que ellos en el bondi. Así que sin más vueltas se largó la carrera. La relga era simple: el que llegaba primero ganaba. Si se me pinchaba la goma, si el bondi tardaba mucho en pasar, ó si un niño se quería sacar una foto conmigo y demás cosas, eran parte del juego.
Empecé haciendo el camino que hago siempre, pero mirando los colectivos que pasaban para ver si veia pasar a los chicos. Cuando llegué a plaza Italia, los ví pasar en el 108, con Raddy asomadose a la ventana tratando de sacarme una foto y Julieta saludando. Era un poco más de mitad de camino, y sabía que podía ganar la carrera si el bondi se retrasaba un poco con algún semafóro. Doblé por Oro y pedalié, pedalié, pedalié. Llegué hasta Paraguay, luego subí por Juan B. Justo hasta Nicaragua, y seguía pedaleando a fondo. Llegué al laburo, me fijé si Raddy y/o Julieta estaban en sus escritorios y no los vi!. Ja. Había ganado. No lo podía creer. Encima había tardado 21 minutos 55 segundos (quizas un poco más porque prendí el cronometro unos metros depués de haber empezado), nuevo record! Hasta que fuí al baño y me lo encontré a Raddy ahí, ja, ja! Ellos habían llegado antes que yo, apenas un rato antes.
Estuvo divertida la carrera. Prontó habrá un round 2 🙂

Buscando el record

Hace algunos días que tenía ganas de saber en cuanto tiempo podía llegar en mono al trabajo. Algunas semanas atras, yendo más o menos tranquilo, haciendo alguna piruetita, slaloms, saltitos y demás, había tardado 35 minutos. El lunes (o martes) pasado, yendo por el camino largo (yendo por Santa Fé y no por Las Heras) tardé 28 minutos. Entonces, supuse, que tomando el camino corto tendría que tomarme aproximadamente 25 minutos. Así que hoy a la mañana me levanté dispuesto a batir el record!
La consigna era llegar en el menor tiempo posible de puerta a puerta. El cronometro se prendía cuando salía de casa, y lo paraba cuando llegaba a la puerta de Core. Así que si me topaba con algún semáforo en rojo, peatón preguntón, perro perseguidor, caida, etc., el cronometro seguía corriendo. La cosa es que tardé 22 minutos, 32 segundos. Gran record! Creo que lo puedo bajar un poco más, pero dependo un poco de la suerte de los semáforos.

Nuevo mono!


Si! El viernes 4, por la mañana, fuí a buscar mi mono al correo, mi super mono. Ah… que felicidad :). Depués lo llevé al trabajo y lo presente como si fuera mi hijo. Ja Ja! Es que estaba orgulloso de mi mono, de mi Torker Unistar DX 24″.
Esa misma noche, con mi mujer y con el mono, nos fuimos a Cariló. Ya teníamos pensados irnos a Cariló ese fin de semana (con o sin el nuevo mono), pero vino joya tener el Torker Unistar en Cariló, ya que ahí las calles son de tierra, hay varios médanos para andar, los terrenos son con desniveles, hay playa… en fin, qué mejor que estrenar el mono en Cariló.
Fueron 2 días muy entretenidos, donde puede practicar bastante: bajé algunos escalones, anduve en la playa, anduve por las calles de tierra, me tiraba por los médanos… todo muy divertido!
Aca puse algunas fotos de ese fin de semana