Monociclos en el Planetario

El Domingo que pasó fuimos con Mary al planetario a encontrarnos con otros monocicleros y gente de circo. El evento en cuestión lo organizó Agustín, un monociclista nuevo que esta aprendiendo muy rápido. Estuvo Manuel, El Mago, Guide, Maia y otros monociclistas más.

Estuvimos paseando por el planetario, por el rosedal y tirandonos por la barranca del tren. Estuvo entretenido el encuentro.

Ah… el abuelo de la foto soy yo… los demás son mis nietos y nietas 🙂 Je.

Las fotos estan aca: fotos

Advertisements

Feliz año


Vacaciones. Día 5.
¡Feliz año che! Espero que este año pueda monociclear un poco más.
Hoy al mediodía salimos con Mary para averiguar el horario de misa de la iglesia que esta en la parada 29. Fue un trayecto más o menos corto: 3 kilómetros y medio aproximadamente.
Lo divertido del viaje, al menos para mí, fue que me pude tirar de las escaleras de la iglesia (punto “1”). Je. Lástima que no teníamos con nosotros la cámara para documentar el evento. Después de ahí fuimos a un minimercado a comprar un agua (punto “2”). Hizo bastante calor. Un viaje tranquilo.

Paseo matinal

Vacaciones. Día 1.
Mientras Mary dormía decidí ir a probar la nueva altura del mono. Salí del punto “0”. Al pasar por el punto “1” me cruzé con unos 5 o 6 jardineros a los que les pareció gracioso verme en el monociclo. No recuerdo bien que me dijeron, pero fue divertido. La altura del mono se sintió bien, pero para hacer distancias largas prefiero que esté un poco más alto. Llegué hasta el punto “2”, cerca del Hotel San Rafael, y pegué la vuelta. Nuevamente, al pasar por el punto “1” los jardineros volvieron a decirme cosas mientras se mataban de risa. Son divertidos esos momentos.
En total habré monocicleado más o menos 5 kilometros.

Vuelta al ruedo

Dicen que no hay mal que por bien no venga. Y así es, estoy aprovechando mi tiempo libre (desde el ayer que estoy desempleado) para monociclear. Hoy me dí un lindo paseo por el rosedal. La acompañé a Mary al Malba, (parada 1), y depués fuí hasta Sarmiento y Figueroa Alcorta para ver si me encontraba con los monociclistas que generalmente estan en esa esquina. Parece que trabajan ahí solo los fines de semana porque hoy no los vi. Me di una vueltita por el rosedal y cuando emprendía la vuelta me detuve a comprar un agua. Fui al puestito de un señora (parada 2) que necesitaba hablar con el hijo, así que le presté el celular. La señora me contó que dentro del rosedal hay una persona que la molesta mucho y ella no sabe que hacer. Se la notaba preocupada. Me pidió consejo, pero yo no supe bien que decirle.
Luego de la charla, me volví para casita.
El paseo, contando las paradas, duró 1 hora, y el largo fue de 5 kilometros y medio.
Ahora en un rato me voy al club de ajedrez a analizar alguna partida.

Primavera Monociclo II

Otro sábado espectacular, y otra salida a los lagos de Palermo. Esta vez no tuvimos ningún problema: la máquina de fotos tenía pilas, las gomas de la bici estaban infladas, y tenía casco. Dimos un lindo paseo . Tuve un par de UPD (unexpected downfalls), pero no fueron golpes duros por suerte. Después de recorrer el lago nos volvimos rápido porque yo tenía que jugar al fútbol.
Aca hay algunas fotos más del paseo: fotos del paseo por Palermo.

Ah… hoy a la noche también hay carrera de fórmula 1. Ojala que no sea tan aburrida como la del fin de semana pasado y como todas la carreras de los últimos 5 años!

Primavera Monociclo


“Ya llegó la primavera, se acabaron los jerseys, y las chicas se liberan del aprisionamiento del corsé…” Y, entre otras cosas, invita a salir de nuestras casas para hacer un poco de deporte, para bajar la buzarda, y estar en mejor estado. Por eso, esta mañana salimos con Mary a pasear, ella con su flamante bici, y yo con mi mono.
Pasamos a buscar la bici de Mary que estaba en el deposito de los padres de ella. Lamentablemente su bici estaba totalmente desinflada, así que fuimos caminando hasta la bicicletería Canaglia para inflarla. Cuando llegamos ahí, nos dijeron que el inflador externo (el que estaba en la calle) lo habían robado (ja!, aca se afanan todo), y entramos al local. Mientras le inflaban la bici, yo me compré un casco tipo skater. Esta simpático el casquito.
Ah, con nosotros teníamos la máquina de fotos, pero no tenía pilas, así que no pudimos sacar ninguna foto. Ja!. Fuimos hasta el Rosedal, dimos algunas vueltas por ahí y luego volvimos. Fué un lindo paseo que duró más de una hora.